¡Lo conseguimos una vez más!
El día de la primera comunión de Antonio fue inolvidable para él y su familia.
Por petición de su madre, le creamos un ambiente memorable, con este Candy bar personalizado decorado con molinillos de viento rojos hechos a mano a juego con los sobremanteles, ricas delicias expuestas en recipientes de cristal, maletitas como soportes, con etiquetas personalizadas , que como siempre, cuidamos al detalle.
Para el momento de la merienda, una rica y fresquita limonada junto con botellitas de agua decoradas con etiquetas personalizadas, una buena idea para que los más peques se sirvan ellos solos.
La mesa de los niños, la decoramos con un centro de globos bancos con serigrafía “Mi primera comunión” en color azul, muy elegante y un globo transparente en cuyo interior otro serigrafiado, para señalar la silla del homenajeado.
Al lado del Candy bar, un photocall con la figura de un niño de comunión realizado con globos, que fue una gran sorpresa para Antonio y todos sus amigos invitados, donde se pudieron hacer divertidas fotos para el recuerdo.
A media tarde, realizaron en el jardín una suelta de globos blancos en honor a Antonio, donde cada invitado pidió un deseo a la vez que soltaba el globo al aire, un momento muy emotivo.
Nuestro compromiso con el medio ambiente hacen estos momentos posibles, ya que utilizamos en todos nuestros trabajos globos látex de alta calidad 100% biodegradables.
¡Emociónate y disfruta!