La decoración es un valor muy a tener en cuenta en todos los eventos.

Detalles, originalidad, creatividad, elegancia, personalidad, todo esto combinado dio lugar a este Candy bar personalizado, con un mantel color buganvilla, elegido por la novia para este día, que fue un complemento de   color ideal para un entorno precioso de jardines.

Los detalles y la elegancia, lo aportaron la combinación de elementos en color plata y las piedras brillantes.

Una bonita jaula decorada con flores del color del mantel, copas de cristal, velas, letras …formaron parte del rincón más dulce de la celebración.

Todo un éxito, original regalo que quisieron los novios para agradecerles a sus invitados que los acompañaran en este día tan especial para ellos.

Centros de globos con corazones blancos  decoraban el jardín, y como broche final, creamos un ambiente memorable con este original y divertido photocall, muchas fueron las risas y las fotos de instantes inolvidables  entre familia y amigos.